Mascarillas y guantes descartables: amenaza para los océanos

Mascarillas y guantes descartables: amenaza para los océanos 640 427 Save the Planet Now

Las medidas de emergencia implementadas para evitar la propagación del COVID-19 nos ha permitido ver historias notables de cómo la naturaleza se está recuperando, sin embargo, ahora enfrentamos otra amenaza, la contaminación de nuestros océanos y ecosistemas marinos

Las mascarillas, guantes y otros equipos de protección personal (EPP), nos protegen de la propagación del Coronavirus, siendo esenciales para combatir esta pandemia, sin embargo, la mayoría de estos contienen materiales que no son biodegradables, no se pueden reciclar y no siempre se eliminan adecuadamente. 

Por lo tanto, el aumento del uso de las mascarillas y guantes desechables ​​se suman a un problema ya significativo que amenaza los océanos y la vida marina: al menos 8 millones de toneladas de plástico terminan en los océanos cada año, lo que representa el 80% de todos los desechos marinos, y la tasa empeora cada año, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza

A diferencia de otros tipos de desechos, el plástico no se descompone. Eso significa que este material puede quedarse indefinidamente en la tierra, causando estragos en los ecosistemas marinos. Gran parte de estos desechos se descompone en pequeños pedazos, llamados microplásticos, los cuales son consumidos por muchas especies de peces, confundiéndolos como alimento real, lo que los pone en riesgo de sufrir lesiones graves y la muerte.

También existe un riesgo para la salud humana debido a que el plástico ingresa a la cadena alimentaria con casi mil millones de personas en todo el mundo que consumen animales marinos como su principal fuente de proteínas.

¿Cómo podemos evitar este impacto negativo? 

Desecharlos correctamente 

La manera apropiada de desechar las mascarillas y guantes de plásticos es hacerlo en el contenedor de color gris. «Este es el contenedor para todos aquellos residuos que no pueden ser reutilizados y tampoco sirven para hacer compost.  su contenido se deposita en los vertederos o rellenos sanitarios”. Y es vital que los eliminemos de la manera correcta, la Organización Mundial de la Salud (OMS)  aconseja eliminarlos inmediatamente después de usarlos en un contenedor cerrado antes de lavarse las manos con un desinfectante para manos a base de alcohol o agua y jabón. 

¿Qué mascarillas son más sostenibles?

Por otro lado, ¿Existe alguna alternativa de mascarilla segura y sostenible?

Las mascarillas de tela son una opción sostenible, reutilizable y segura. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, recomiendan las mascarillas faciales de tela con múltiples capas, que se ajusten de forma segura en el rostro y permitan una respiración clara. También, deben resistir el daño o el cambio de forma después de lavarlas y secarlas. Igualmente, es ideal que estén certificadas con filtros como HEPA (capaz de bloquear el 80-95% de partículas finas).

Y mejor aún si las mascarillas de tela están hechas con algodón cultivado orgánicamente (o alguna otra tela eficiente), y si son producidas localmente, su huella de carbono probablemente será menor.

Recuerda que para evitar la propagación de este virus el lavado de manos y el distanciamiento social son medidas complementarias igualmente importantes al uso de mascarillas.