Envenenamiento del agua y otros efectos del cambio climático

Envenenamiento del agua y otros efectos del cambio climático 1140 760 SaveThePlanetNow

La huella de carbono está presente en todos los ecosistemas del Planeta. Cada día podemos ver las consecuencias de nuestra actividad reflejada en todas partes, incluyendo en el agua que bebemos o que utilizamos para ducharnos. Y es que a medida que avanza el tiempo, el cambio climático provoca cada vez más y más catástrofes en todo el mundo

La huella de carbono en el agua

Has de saber que la contaminación afecta a los océanos del planeta, desde los casquetes polares hasta las zonas tropicales, causando todo tipo de enfermedades y trastornos. Además, la acumulación de gases contaminantes hace que las temperaturas aumenten cada vez más y que los climas cambien. Una de las principales consecuencias es el aumento de las bacterias en la flora y en la fauna marina debido, precisamente, al aumento de las temperaturas

El cólera es una enfermedad provocada por una de las bacterias más nocivas del mundo, que puede causar efectos mortales entre la población. Otra consecuencia preocupante es la proliferación de algas nocivas, alimento de muchos peces. El posterior consumo de este pescado contaminado puede producir graves enfermedades como, por ejemplo, la ciguatera.

Pero eso no es todo. Por cada grado centígrado que aumenta la temperatura de la tierra, aumenta entre un 25% y un 30% el número de huracanes en todo el mundo.

Además, también estamos sufriendo la ruptura de los ciclos de la lluvia, aumentando las precipitaciones en los monzones y disminuyendo en las áreas subtropicales.

Equilibrio entre la compensación del agua y del clima

El agua del planeta cubre el 70 % de la superficie terrestre y una de sus funciones principales es absorber grandes volúmenes de dióxido de carbono y de la energía solar.

Actualmente, una de las principales consecuencias del cambio climático, es que cada vez hay mayor escasez de agua. 

Para el año 2050, esperamos ser más de 9000 millones de habitantes en el planeta, lo que va a suponer un aumento del 55% en la demanda del agua.

El deshielo por el aumento de las temperaturas también va a suponer un importante problema a largo plazo. Las grandes masas de agua dulce congeladas en el Ártico, en Groenlandia, en la Antártida y en todas las cordilleras montañosas se están descongelando a gran velocidad.

Recuerda que toda esa agua acaba, a través de los ríos, en los mares y océanos. Como consecuencia, la fauna y la biodiversidad marina se verán afectadas.

El planeta, muy afectado

Seguro que también has oído hablar del fenómeno conocido como lluvia ácida, es decir, cualquier tipo de precipitación con una alta concentración de ácido sulfúrico y ácido nítrico. Esta nube tóxica afecta a las grandes poblaciones, provocando alergias, dificultando la respiración de la población y alargando unos veranos de muy altas temperaturas.
Las enfermedades tropicales avanzan cada vez por más territorios, muchos de los cuales habían permanecido inmunes hasta este momento. De hecho, los casos de malaria o de cólera son más frecuentes y más cercanos a nuestros territorios.

La huella de carbono afecta notablemente a nuestro planeta ¿Has notado alguno de estos síntomas o trastornos? ¿Tienes problemas de alergias o asma? No esperes más y únete a nosotros en la lucha contra el cambio climático. ¡El momento es ahora!